the social dilema

El problema no es la tecnología, el problema es cómo hacemos uso de ella

Hace tan solo unas semanas atrás, Netflix a publicado un nuevo documental titulado “The Social Dilemma”, el cual muestra cómo la tecnología y especialmente las redes sociales, están haciendo uso de técnicas psicológicas agresivas, para de alguna manera sugestionar nuestros comportamientos y decisiones.

Luego de manejar una Agencia de Marketing Digital por más de 15 años, comencé a preocuparme por la privacidad en Internet y cómo las generaciones futuras se encuentran totalmente expuestas.

Hoy es más fácil que nunca crear una publicidad / anuncio segmentado con la audiencia que desees, por ejemplo, mujeres de 25 a 35 años que estén casadas. Eso se logra con tan solo un par de clics y con $10 dólares de presupuesto.

Como consultor de tecnologías web, ya con 18 años de experiencia veo sumamente preocupante que hoy día los usuarios en general de Internet, saben fácilmente cómo acceder a la misma a través de sus navegadores preferidos, enviar correos, visitar X sitio web y por supuesto, usar sus redes sociales, pero, muy pocos saben cómo cuidar y proteger su privacidad.

Lamentablemente la tecnología está creada para que su uso sea tan fácil que hasta un niño de dos o tres años, pueda por ejemplo interactuar con sus canales de Youtube preferidos sin mayor esfuerzo.

Preocupa que la gran mayoría de los usuarios de Internet preferimos la comodidad vs la privacidad, lo veo con mi familia, mis amigos e incluso mis clientes, que sencillamente no pueden dejar de utilizar servicios que claramente son invasivos para su privacidad, siendo la respuesta más común, “no tengo nada que esconder”.

Recomiendo ver este excelente documental de Netflix “The Social Dilemma” con tu familia, con tus hijos y tus amigos, ya que debemos crear conciencia de los grandes peligros que Internet ha generado para nuestra sociedad.

Como lo digo en el título de este post, el problema no es la tecnología y mucho menos Internet, ya que llegó para facilitarnos la vida y para ampliar de manera nunca antes vista el conocimiento, el problema es que solo muy pocos usuarios saben cómo usarla dando prioridad a su privacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *